Saltar al contenido

Tarde de spa en casa: bienestar en estado puro

Que el estrés forma parte del día a día es una realidad; más aún en los tiempos que corren. Y es que la rutina, junto con la delicada situación actual, hace que nuestro organismo se resienta tanto a nivel físico como mental.

Es por ello que, ahora más que nunca, mimarnos y dedicarnos un ratito a nosotras mismas se convierte en una dulce obligación.

Ese compromiso con nuestro bienestar puede darse de muchas maneras —en mi e-book «Momentos felices, 21 ideas para mimarte» encontrarás unas cuantas para poner en práctica—, pero si hay una que destaca entre todas, esa es el baño relajante 🛀.

Advertencia: Este no es el típico post que se resume en agua caliente con espuma; va más allá. Es un momento feliz en el que la única protagonista eres TÚ.

Ahora relájate ¡y a disfrutar!

Tarde de spa en casa: Beneficios

Dejando a un lado si spa se trata de un acrónimo del latín Sana per aquam —’saludable gracias al agua’— o viene de la ciudad belga de Spa, famosa por sus lujosos baños, todo el mundo coincide a la hora de alabar los poderes curativos del agua.

No en vano, un baño caliente en esta fuente natural de salud —la que debemos conservar como oro en paño— fortalece el corazón, favorece la circulación sanguínea, destensa los músculos y, por supuesto, nos sume en un placentero estado de relajación. ¿Suena delicioso, verdad?

Pues, como decía Samanta Villar, «no es lo mismo contarlo que vivirlo», ¡allá vamos 😉!

El agua es la fuerza motriz de toda la naturaleza.
– Leonardo da Vinci

Tarde de spa en casa: Preparativos

El bienestar nos llega a través de los cinco sentidos. Es por ello que crear un ambiente agradable enriquece la experiencia, además de potenciar el efecto reparador del baño.

A las clásicas velas aromáticas —o varitas de incienso— y playlist de música relajante, puedes añadir una infusión depurativa o con efecto relax para saborear bajo la espuma. Una buena opción es la de melisa con limón, lo mismo que el té verde.

No obstante, si de algo depende que la tarde sea un éxito, es del agua. Ni excesivamente caliente ni templada: su temperatura ideal es de 38 ºC.

Ahora bien, una vez llena la bañera, ¿qué le añadimos: sales o aceites?

¡Ambos! Y es que los aceites esenciales potencian el efecto relajante de las sales.

Las más completas en propiedades —se componen de magnesio, azufre y oxígeno— son las sales de Epsom, llamadas así en honor a la ciudad de Inglaterra donde fueron descubiertas.

tarde-de-spa-en-casa-03-miss-flower-power

Consideradas como un elixir de belleza, a su efecto relajante, antiestrés y calmante, se le unen su poder combativo frente a los dolores musculares, el que ralentizan el envejecimiento y el que poseen numerosos beneficios para la piel —entre otros, le aportan hidratación y la suavizan—.

¡Y todo ello con tan solo añadir cuatro abundantes cucharadas soperas al agua!

En cuanto a los aceites, escoger uno u otro depende de lo que queramos conseguir.

Así, si lo que buscas es un efecto relajante, los más apropiados son los de lavanda o vainilla. ¿Y de cítricos no? En caso de que prefieras un toque estimulante, son la opción idónea.

En lo referente a cantidad, de a tres a cinco gotas suele ser suficiente 💦.

Truco: Dale un toque extra a tu sesión de spa añadiendo un par de cucharas de miel.

Por último, para que la experiencia sea perfecta, coloca tu toalla sobre el radiador antes de meterte en el agua. Cuando salgas, su suave tacto caliente sobre tu cuerpo te hará sentir de lo más reconfortada.

Tarde de spa en casa: Cómo disfrutar de un buen baño relajante

Una vez ambientado el spa, llega el momento mágico 🤩: el baño.

Para sacarle el máximo partido es importante que estés lo más cómoda posible, por ello te recomiendo que coloques una toalla mullida bajo tu cabeza a modo de almohada; algo que, además, te permitirá descansar tus cervicales —¡y no estar en contacto con el roce frío de la bañera!—.

Un must de tu sesión es la mascarilla facial. Al igual que sucedía con los aceites, debes escogerla en función del resultado que busques —antiestrés, purificadora, exfoliante…—. Sea la que sea, asegúrate de que es apropiada para tu tipo de piel y sus ingredientes no te producen alergia.

Por cierto, ¿por qué no aprovechar también para relajar tus ojos, expuestos de continuo a las dañinas pantallas? Yo he de confesar que utilizo las típicas rodajas de pepino 🤭. —¿Detox digital? Descúbrelo en esta entrada—.

Y ni que decir que ¡fuera distracciones! Apaga tu teléfono móvil y déjalo en otra habitación. La tentación es muchas veces mayor que la fuerza de voluntad… Y si es necesario, coméntale a tu familia que vas a disfrutar de un ratito para ti; así evitarás molestas interrupciones.

tarde-de-spa-en-casa-04-miss-flower-power

¿Cuál es la duración recomendada del baño? Unos veinte minutos, aproximadamente; así que prohibido desperdiciar un solo segundo de felicidad. Relájate y deja la mente en blanco; no es hora de pensar, solo de cargarte las pilas con bienestar, tanto físico como psicológico.

Pasado este tiempo, y antes de salir, puedes dedicar unos minutos a realizar una exfoliación corporal. Con algo tan sencillo como masajear tu cuerpo con una esponja o guante de luffa, eliminarás la piel muerta. Recrea movimientos circulares y hazlo con suavidad o, de lo contrario, irritarás tu piel.

Y como remate final, ¿te atreves con una ducha de agua fría? Aunque la idea no suene tentadora, te aseguro que te dejará como nueva —te lo digo por experiencia 😉—.

Lo ideal es comenzar por las piernas y terminar por los hombros, siguiendo, al igual que para la exfoliación, movimientos circulares.

🚿 Cuéntame en un comentario si formas parte del grupo de valientes 💪.

Tarde de spa en casa: Potencia tu bienestar y relajación

Una vez fuera de la bañera —y tras haber esbozado una sonrisa envuelta en tu calentita toalla—, puedes seguir disfrutando de los placeres de tu momento feliz aplicándote crema corporal hidratante.

No solo se trata de un acto con el que dotarás de suavidad a tu piel, sino que con él también reforzarás tu autoestima, ya que no hay mayor poder que el de las caricias. Así pues, aplícatela despacio y con mucho amor.

Ahora sí, ¡ya estás preparada para una sesión de mindfullnes o meditación! El toque perfecto para completar tu tarde de spa en casa, aunque no el último…

Porque ¿qué te parece una merienda dulce y saludable para poner el broche de oro?

Unas tortitas de plátano son ideales. Y es que, además de sanas y nutritivas, son fáciles de elaborar: tritura dos plátanos, un huevo, 50 gramos de harina, una pizca de canela, una cucharadita de levadura química en polvo y el zumo de un limón; dales forma y fríelas en aceite de coco hasta que estén doradas 😋.

¿Nadie puede decirle que no a un plan tan irresistible como este, verdad?

✿✿✿✿✿

💟 Por cierto, ¿sabías que la felicidad se puede entrenar? Te lo cuento en el e-book gratuito Momentos felices, 21 ideas para mimarte 😉.

Me encantaría conocer tu opinión. ¡Te leo!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.