Saltar al contenido

Cómo eliminar pensamientos negativos a través de la respiración

Si hay algo que me gusta de la cocina es que me relaja 🧘🏻. Cuando mi cabeza entra en bucle y no para de dar vueltas a un tema, dejo en stand by lo que estoy haciendo, me pongo el delantal y me concentro única y exclusivamente en la receta que he seleccionado al azar para la ocasión. No me importa si es dulce o salada, solo que durante el tiempo de preparación mi mente estará tan absorta que no pensará en otra cosa. Así pues, una vez finalizo, además de con la mente limpia de “impurezas”, sé que me espera una deliciosa comida o cena —no hay que olvidar que la alimentación también es una importante fuente de felicidad 😀—.

Ahora bien, ¿qué sucede cuando estoy fuera de casa, pensamientos negativos no paran de revolotear por mi cabeza y, dadas las circunstancias, no puedo recurrir a mi truco del cocinado? Pues que activo mi plan portátil; una técnica de respiración, tan eficaz como rápida y sencilla, que me permite eliminar pensamientos negativos recurrentes y me deja como nueva en cuestión de un par de minutos.

Así, busco un rincón tranquilo o menos concurrido —si el lugar me lo permite—, cierro los ojos y me abstraigo poco a poco del entorno, prestándole tan solo atención a mi respiración. Inspiro profundo y suelto el aire lentamente por la nariz, inspiro profundo y suelto el aire lentamente por la nariz, inspiro profundo y suelto el aire lentamente por la nariz…

Al permanecer centrada en la respiración, la mente se va despojando de forma paulatina de los pensamientos que le rondan y, pasados unos minutos, consigo que ésta se quede en blanco por completo, lo que me provoca una placentera sensación de bienestar ☺️.

No obstante, he de confesar que también recurro de forma habitual a esta práctica cuando estoy en casa. En concreto cuando me desvelo en mitad de la noche y no paro de dar vueltas en la cama —y conmigo, mi cabeza—, ya que me ayuda a conciliar de nuevo el sueño.

Así pues, ya sea a la hora de dormir o en mitad del día, no hay excusas para dejar que los pensamientos pesimistas campen a sus anchas por nuestra mente. Con este pequeño truco podremos deshacernos de ellos, paradójicamente, sin pensar 😉.

💟 Por cierto, ¿sabías que la felicidad se puede entrenar? Te lo cuento en el e-book gratuito Momentos felices, 21 ideas para mimarte 😉.

Me encantaría conocer tu opinión. ¡Te leo!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.