Saltar al contenido

Emociones, sentimientos y estados de ánimo: ¿cuál es la diferencia?

«Me emocioné con el final de la película», «hoy me he levantado con energía y me siento alegre», «mi bajo estado de ánimo no me permitió afrontar la situación como me hubiese gustado». Frases como estas forman parte de nuestro día a día, pero ¿empleamos los términos correctamente?

A menudo hablamos de emociones, sentimientos y estados de ánimo como si de un todo se tratara, dando incluso por hecho, en algunos casos, que son lo mismo. Lo cierto es que sí, los tres están íntimamente relacionados, pero a su vez nada tienen que ver uno con otro. ¿Entonces?

✅ En este post te cuento la diferencia entre emociones, sentimientos y estados de ánimo. Let’s go!

Emociones vs. Sentimientos

Imagino que en este instante estés concentrada leyendo la entrada y, por tanto, evadida de cualquier interferencia exterior. Así pues, no te has percatado de que una corriente de aire se ha colado en la habitación. A consecuencia de la misma, la ventana, que estaba abierta, se cierra de golpe causando un sonoro impacto contra el marco. Pegas un pequeño bote en el sofá, tu corazón da un vuelco, tu móvil se te escabulle entre las manos y, aunque no seas consciente, por unas décimas de segundo, tu expresión facial ha cambiado y tus músculos se han tensado.

Acabas de experimentar una emoción 🙂.

Las emociones se caracterizan por sus respuestas fisiológicas, una elevada intensidad, su breve duración —a lo sumo unos minutos— y por ser producto de una acción o vivencia concreta (en el caso del ejemplo, el golpe dado por la ventana), ya sea real, imaginada o recordada.

Y es que cualquier cosa puede hacer que aparezcan, pues hay tantos detonantes como personas. Además, pueden experimentarse varias a la vez y cada persona las vive de una manera diferente, pues lo que a mí me puede provocar alegría, a otra le puede producir sorpresa o incluso indiferencia.

Sentir emociones es lo que hace a nuestra vida rica. (Daniel Goleman)

Como comentaba hace unos días en otro post, no existen emociones positivas ni negativas, todas son buenas y aparecen por un motivo —sobre este tema profundizaremos en otra ocasión 😉—; aunque bien es cierto que algunas son más placenteras que otras.

Alegría, tristeza, sorpresa, ira, miedo, desprecio, asco… ¿en qué se diferencian las emociones, como las que acabo de citar, de los sentimientos? Principalmente en que estos últimos dependen de las primeras.

Así, los sentimientos son los razonamientos que elaboramos tras experimentar la emoción: gracias a analizarla, podemos saber qué nos provoca y, en base a ello, expresar lo que sentimos.

Imagínate por un momento que acabas de recibir una muy buena noticia. Tras el subidón inicial de adrenalina y la euforia (emoción) tu cerebro procesa lo ocurrido, así como tu sensación corporal; es entonces cuando dices «me siento flotando en una nube» para expresar lo feliz que te encuentras.

¡Ojo! El sentimiento no tiene por qué formar parte de la emoción. Puede surgir mientras se está experimentando la misma o a posteriori.

En cuanto a su duración, éste se prolonga en el tiempo, yendo desde días hasta incluso toda una vida 🙂.

emociones-sentimientos-y-estado-de-ánimo-en-qué-se-diferencian-02-miss-flower-power

Estados de ánimo

Como vimos, tanto las emociones como los sentimientos tienen un desencadenante concreto. No es esto lo que sucede con los estados de ánimo.

A diferencia de ellos, es una situación la que los provoca; de ahí que su intensidad sea menor a la de una emoción, pero que, a diferencia de esta, tenga una mayor duración —por lo general, entre horas y meses—.

Retomando, antes de concluir, el ejemplo del recibimiento de la buena noticia: Si todo cuanto te rodea lo comienzas a ver a través de esa alegría que te inunda, tu estado de ánimo pasará a ser contento.

Así pues, éste depende de la perspectiva con la que nosotras mismas observamos el mundo en el que vivimos según las circunstancias 😉.

✿✿✿✿✿

¿Conocías la diferencia entre emociones, sentimientos y estados de ánimo? Espero tu comentario 😉 (y si te ha gustado el post, no dejes de compartirlo. ¡Gracias!).

💟 Por cierto, ¿sabías que la felicidad se puede entrenar? Te lo cuento en el e-book gratuito Momentos felices, 21 ideas para mimarte 😉.

Me encantaría conocer tu opinión. ¡Te leo!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.