Saltar al contenido

Cómo disfrutar de una vida tranquila y así aumentar tu bienestar

Estamos atravesando un momento convulso dentro de la Historia. Si a la incertidumbre y tensión derivadas del mismo le sumamos los problemas y preocupaciones cotidianas, a menudo se hace difícil el disfrutar de una vida tranquila.

Estrés, ansiedad, angustia, nerviosismo, impaciencia… forman parte de nuestro día a día. Vernos sometidas de continuo a tales estados repercute de manera negativa en nuestra salud, tanto a nivel físico como emocional.

Es por ello que, ahora más que nunca, debemos pararnos por un instante para tomar consciencia de la importancia que supone el gozar de bienestar. Porque solo si nos encontramos bien, tanto por dentro como por fuera, podremos afrontar con fuerza y energía los tiempos que corren.

A continuación encontrarás algunas ideas que te ayudarán a ello 😉. ¡Vamos allá!

Cinco tips para disfrutar de una vida tranquila y aumentar tu bienestar

1️⃣ Dedícate un ratito diario

Ya sea a practicar tu hobby, a darte una ducha relajante, a pasear de vuelta del trabajo, a meditar o a realizar algún ejercicio de escritura positiva, por poner algún ejemplo.

El qué lo eliges tú. Lo importante es que le dediques tiempo a estar a solas contigo misma y a conectar con tu interior.

Su duración se verá condicionada por tus obligaciones, pero ésta es lo de menos. Eso sí, es fundamental que sea todos los días para así incorporarlo y afianzarlo como rutina.

¿Beneficios de este ratito en exclusiva para ti? ¡Todos! Tu autoestima y tus relaciones se verán reforzadas, te sentirás plena, disfrutarás más de las pequeñas cosas, conectarás con tu lado creativo, vivirás emociones agradables y tu sistema inmunitario se fortalecerá, por citar tan solo unos ejemplos.

💟 Descubre cómo entrenar tu felicidad en el e-book gratuito Momentos felices, 21 ideas para mimarte 😉.

2️⃣ Fuera prisas

«Las prisas nunca son buenas consejeras», ya lo dice el refrán. Eso sí, en su caso se refiere principalmente a no precipitarse y a actuar con calma a la hora de afrontar una situación o decisión. Y es que dejarte llevar por la emoción que te domine en ese momento es un error que a la larga te puede traer consecuencias, de ahí el significado del dicho popular.

Pero ¿por qué no ir más allá y aplicarlo al ámbito del bienestar?

Por todos es sabido que un ritmo de vida acelerado puede desencadenar graves enfermedades, tanto físicas como psicológicas. Entonces, ¿por qué no reducir una marcha?

Si bien es cierto que durante los períodos laborales y escolares es prácticamente imposible, intenta exprimir al máximo el tiempo de descanso (fines de semana, vacaciones, festivos…) e incluso dentro de lo posible en el día a día.

Pequeños detalles como no saturar tu agenda de actividades, comer de manera consciente o practicar ejercicios de relajación y mindfulness pueden ayudarte a conseguirlo.

👉 Algo que llevo poniendo en práctica desde hace varios años es olvidarme del reloj en vacaciones. No es la típica expresión, es literal: En cuanto salgo del trabajo, me lo quito.

No estar pendiente de la hora nos produce una placentera sensación de libertad que se traduce en descanso mental; lo que a su vez repercute también en nuestro cuerpo.

3️⃣ Reduce el consumo digital

Si me sigues habitualmente, sabrás que este es un tema del que ya he hablado en otras ocasiones y del cual soy partidaria.

Como comentaba hace unos meses en el post Detox digital en tiempos de confinamiento —en el que encontrarás alguna que otra idea para reducir el consumo digital 😉—, llevamos una temporada en la que corremos el riesgo de coger algunos kilos tecnológicos de más debido a las medidas de confinamiento.

A mayor tiempo en casa —teletrabajo incluido—, más abuso de televisión y dispositivos electrónicos varios.

Dolores de cabeza frecuentes, vista cansada, aumento de la irritabilidad, nerviosismo o insomnio son algunas de las consecuencias de pasar horas y horas delante de la pantalla del ordenador, del televisor o del smartphone. Por no hablar de ese bien tan preciado que perdemos en grandes cantidades a diario.

Y es que ¿te has parado a pensar en el tiempo que te roban las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea?

Las estadísticas más recientes revelan que la conexión media ronda las tres horas 😱. ¿Impresiona, verdad?

Así pues, reducir el uso de las nuevas tecnologías, además de ganar en salud —tanto mental como física—, te permitirá, entre otras cosas, pasar más tiempo en familia, disfrutar de la soledad o retomar aquella actividad que tenías aparcada por falta de horas.

como-disfrutar de-una-vida-tranquila-y-aumentar-tu-bienestar-02-miss-flower-power

4️⃣ Conecta con la naturaleza

Llenar los pulmones de aire puro es sinónimo de cargarse de energía positiva.

Si bien es cierto que dada la situación que estamos viviendo, la movilidad es limitada y no nos permite empaparnos de la naturaleza tanto como nos gustaría; podemos buscar alternativas cercanas e igual de beneficiosas para nuestro organismo.

Por ejemplo, si resides en una localidad costera, un buen plan pasa por disfrutar de un largo paseo por la playa. Hazlo con calma, sin prisa alguna, deteniéndote a escuchar el relajante sonido de las olas al romper y a contemplar el horizonte infinito.

Potencia sus efectos positivos caminando descalza. Sentir el tacto de la arena y el agua fría sobre tus pies no solo contribuirá a reducir más aún tus niveles de estrés, sino que también favorecerá una mejor circulación en tus piernas y su fortalecimiento muscular 😉.

En caso de que vivas en interior, puedes dar un paseo al trote entre los árboles de la senda fluvial o por los espacios verdes de tu ciudad o de sus alrededores.

Alejarte durante un buen rato del atronador ruido del tráfico te transmitirá una enorme sensación de paz y tranquilidad.

5️⃣ Pensamientos positivos

¿Sabías que tus pensamientos influyen de manera directa en tu calidad de vida?

Así es, somos un reflejo de los mismos y proyectamos una imagen acorde con estos. Comportamiento, actos, manera de relacionarnos con los demás, vestimenta y lenguaje corporal… Todo lo que sucede en nuestro interior queda plasmado en el exterior.

Es por eso que mantener una actitud optimista y pensar con positividad es un «remedio casero, natural y saludable» muy eficaz para reforzar nuestra autoestima y bienestar.

La práctica de la meditación consciente favorece este tipo de pensamientos. Por no hablar de la magia de autodedicarte palabras bonitas y de ánimo; algo que, además de cargarte de buena vibra, te hará brillar tanto por dentro como por fuera.

✿✿✿✿✿

💟 Por cierto, ¿sabías que la felicidad se puede entrenar? Descubre cómo en el e-book gratuito Momentos felices, 21 ideas para mimarte 😉.

Me encantaría conocer tu opinión. ¡Te leo!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.