Saltar al contenido

Busca el mejor camino

Esta semana, en cuestión de un par de horas y charlando con dos personas diferentes, he llegado una vez más a la conclusión de que la actitud positiva mueve montañas y de que la pasividad nos entierra bien profundo.

Hace unos días, en el post inaugural del blog, comentaba que conseguir nuestros objetivos tan solo es cuestión de cambiar el chip. Y es que algo tan sencillo como mostrarnos predispuestas a que algo bueno suceda nos ayuda a allanar el camino que tenemos que recorrer hasta llegar a nuestra meta. Es más, incluso según las circunstancias, la predisposición nos lo facilita hasta el punto de conseguir salvar el trayecto más deprisa, haciéndolo en todo caso más ameno.

Si somos conscientes de que las preocupaciones forman parte de nuestra vida y nos impiden evolucionar o nos topamos con un obstáculo que no nos deja avanzar, de nada sirve lamentarse a diario. No. Porque mientras lo hagamos, el tiempo pasa y las cosas van a seguir igual. La única fórmula probada que nos asegura cruzar la línea de meta con una sonrisa de satisfacción es salir en busca de una solución —realista— que nos ayude a bordear cuantos ríos, montañas o escollos se nos pongan por delante.

Bien es cierto que a veces cuesta tiempo encontrar ese sendero que nos conducirá al bienestar —y que por supuesto puede incluir pequeños desniveles a salvar—, pero si no tenemos la iniciativa de arrancar a caminar, sin duda alguna nos acabaremos perdiendo en la oscuridad del bosque.

Así pues, cuando vemos que las cosas no están yendo como nos gustaría o se nos están resistiendo por diferentes motivos, cruzarnos de brazos a la espera de que se solucionen de forma externa o por inspiración divina solo nos creará más frustración y enojo. De ahí la importancia de salir a explorar el terreno con decisión, porque somos solo nosotras mismas quienes manejamos la brújula que nos guiará por el camino adecuado.

✿✿✿✿✿

Mientras que las personas con las que he conversado prefieren esperar a que sucedan los acontecimientos, yo soy de las que busca soluciones para conseguir aquello que se propone. ¿Y tú? Cuéntamelo en un comentario 😉.

💟 Por cierto, ¿sabías que la felicidad se puede entrenar? Te lo cuento en el e-book gratuito Momentos felices, 21 ideas para mimarte 😉.

Me encantaría conocer tu opinión. ¡Te leo!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.